Opinión

El trasfondo machista del “cara a cara” de “Primer Plano”