Opinión

“BIOS: Gustavo Cerati”: El eterno y el humano