Domingo en Serio

Disculpe, señorita Barrientos…