Domingo en Serio

¿Estamos ante el suicidio de la TV privada?