Opinión

La televisión en dictadura, una paradoja