Los más y los menos del 2018 – ¡Aquí están los ganadores!

Los ganadores de “Los más y los menos” representan lo que a la TV chilena le hace bien o mal en estos tiempos donde necesita una definición

Durante dos semanas usted eligió lo mejor y lo peor de la televisión chilena, una televisión que en 2018 tuvo tanto programas buenos como malos, experimentos raros, programas familiares, regreso de clásicos buscatalentos, la apertura a los músicos y espacios que merecían todo el éxito del mundo.

También fue una época de definiciones que proseguirá el 2019: ¿Se seguirá haciendo una televisión “popular” con mucho golpe a la guata o se subirá el nivel a un estándar mundial propio?

Los ganadores de “Los más y los menos” representan lo que a la TV chilena le hace bien o mal en estos tiempos donde necesita una definición. Sin más preámbulos, vamos con ellos:

Lo más visto: Pasapalabra

Es rarisimo el caso de este programa, porque detrás de él está el mismo equipo que hasta este año, si el Dios tevito nos escucha, hará “Primer Plano” encabezado por Carlos “Casting sábana” Valencia, quien en algunos capítulos es capaz de poner varias cosas de su cosecha: Inclusión de farandulitos que terminan haciendo el ridículo, concursantes que arreglan empates que causan la furia del conductor… No, no es Felipe Pavez. Pavez era un maestro de la TV familiar y tenía bien claro su norte.

Como sea, “Pasapalabra” es un programa que ha conquistado las noches del nuevo y alegre Chilevisión, muy a pesar del mismo tema de la presencia de la misma gente que auyentó a la familia chilena de la TV abierta, que pese a todo, es de ellos (es como el tema de los delincuentes de los barrabravas que alejaron a la familia de los estadios en el fútbol, la misma cosa), y me refiero a las familias.

Y como bien dijo el gran Fernastro en Canal 15, trajo de vuelta los programas de concursos, que no solo eran vistos como producto añejo por los ejecutivos actuales sino que los desechaban (cof, cof, esa mancha no se borra Pato Hernández, cof, cof) en pos de una televisión comercial desechable. Bien igual por el equipo de Turner Chile que seguirá la senda con un buen formato como “Invencibles” y con una buena conductora.

Lo menos visto: Ertugrül

No hay caso. Salvo la excepción de “Elif”, a TVN no hay como le resulten las turcas. Es más, una novela otomana no debería estar en un canal público. Que me perdonen los fans del 7.1 o de estas producciones pero ellas mataron la TV chilena junto con la farándula. Además, sinceramente, no les encuentro ningún brillo y para mi tienen el mismo encanto que una modelo farandulera: Cero.

Es raro el caso de “Ertugrül” porque es de esas turcas históricas como las tambien fracasadas “El Sultán” y “Kosem” (que dicho sea de paso, también flopeó en Telemundo) y que en TVN terminó sin final y relegada a la web. Como sea, en Venezuela se transmite por TVES, lo que demuestra lo jibarizados que están los medios públicos llaneros, sumado al proseletismo y al panfleteo político de las cadenas de Maduro Moros.

Igualmente TVN lo seguirá intentando hasta que le salga, esta vez con una producción que en Argentina fue sacada de pantalla por sus crudas escenas de violencia infantil.

Lo que merecía más rating: La rueda de la suerte

No si es tan mala esta etapa de experimentos raros de la TV abierta que un programa de concursos piola, familiar, fresco y renovado fracasó. ¿Por qué? Por culpa de la farándula. Y lo digo sin ironía ni como chiste. El mismo día de su estreno la gente optó por ver como dos ex parejas de un humorista se peleaban por plata. Dime si eso no es injusto o si eso es un bloqueo por parte del género que, hasta el último día, sigue carcomiendo la industria. Es como cuando daban “Los archivos del cardenal” en TVN y la gente prefirió ver como Angie Alvarado se peleaba con una doña nadien en el infame “Secreto a voces” del Mega.

“La rueda de la suerte” no era ni un mal programa ni un mal formato. Y eso es lo injusto. Tal parece que al público chileno le falta su buena dosis de inteligencia y sentido común. En fin, es como en la música actual donde por más calidad que haya, siempre lidera en el Hot 100 la cancioncita hecha por un condenado por violencia intrafamiliar o pedofilia (no es joda) que habla de violencia o de cogerse a una mina (tampoco es joda).

Lo que merecía menos rating: “Primer Plano”

Una cosa vincula a la otra. “Primer Plano” demuestra que el que nació chicharra muere cantando. Este año mostraron la hilacha de principio a fin: Hicieron pelear a mujeres (porque Carlos Valencia viendo peleas de minas es como Don Cangrejo viendo plata), se fueron contra sus críticos como el Rumpy, hablaron de acoso sexual en la tele teniendo un gran tejado de vidrio y como si todo esto fuera poco obligaron a una panelista a contar un cahuin.

Menos mal que Jorge Carey Carvallo se dio cuenta que, si quiere proyectar una imagen familiar dentro del canal, este programa sobra. Y seguiré diciendo todo lo que pienso de los farandulitos: Son malos, pésimas personas, horrendas, carreteras, farreras, borrachas, drogadictas, adictos a las cámaras, incultos, musicalmente ignorantes, fachos, machistas y homofóbicos. Todos. Sin excepción. Y son los mismos que no dejan que ni yo ni usted que me lee todos los días disfrutemos de televisión de calidad.

El condoro más condorito: “Mucho Gusto” prestándole ropa en vivo a Karol Lucero

Después de la “arreglada de cables” y de toda la batahola que causó el “loquillo”, la familia del “Mucho Gusto” salió toda a defenderlo en vivo y en directo. ¿Se imaginan si el “Today” de NBC respaldara a Matt Lauer después de que se supo toda su venalidad? ¿O si la misma cadena apoyara en masa a Bill Cosby aun cuando fue condenado culpable de abuso sexual? Bueno, eso hicieron con Lucero, en uno de los tantos momentos de la TV chilena que dieron vergonha axeia.

En Mega se puede ser lider de rating, pero eso no sirve de nada si profesionalmente uno no es el número uno. Porque un número uno se preocupa de la gente y ofrece siempre un buen servicio televisivo. Bueno, que se puede esperar de un canal que ante los casos de violencia racial en su último reality simplemente se lavó las manos e hizo como que acá no ha pasado nada.

Lo más insoportable: Exceso de autorreferencia en los matinales

Esta categoría en particular estuvo muy peleada, porque por poco lo ganaba Kenita Larrain con su libro rojo de Mao Tse Tung farandulito. Pero hubo algo más nefasto que el egocentrismo de la blonda: La autorreferencia matinal.

Particularmente “Mucho Gusto” y “Bienvenidos” la marraron feo hablando de ellos mismos: Entre las “Confesiones matinales” y los quehaceres de ciertos panelistas ver tele a la mañana se vuelve un suplicio y, al menos quienes trabajamos a esas horas, podemos decir que nos salvamos. ¿Qué tiene de interesante ver los asados del equipo del matinal del 13? ¿Alguien cree las confesiones de “la gran familia del Mucho Gusto”? ¿A usted que está en la casa le agrada el matinal de la Chiqui Aguayo?

Y pensar que en otros tiempos el Teleduc era lo único que se veia en las mañanas y, honestamente, era más pasable que lo que se emite actualmente en los cinco canales con programación matinal. Y si, hasta Falabella TV resulta más digerible, aún cuando son productos que no funcionan.

Premio a la contribución a la TV de calidad: TVN llevando artistas musicales a sus programas

Hasta hace no mucho en la TV farandulera no solo no pescaban a los artistas del momento, sino que les hacían una campaña en contra que parecía patética. Cómo olvidar el “carita de nana” por parte del SQP a Anita Tijoux por ejemplo, o lo mal que trató Hugo Valencia a Javiera Mena cuando la chilena le erró a la letra cantando con Sanz en el Festival de Viña. O cuando todos los programas de farándula mostraban el supuesto playback de la cantante “británica” Katy Perry (si, eran tan musicalmente analfabetos que no sabian ni la nacionaliad de la norteamericana), primero con la flauta (cosa que iba incluida en el California Dreams Tour) y luego en la TV francesa (cosa que fue descoordinación del equipo de producción de TF1). O como para la TV abierta chilena, los logros de Francisca Valenzuela en Estados Unidos, las cinco canciones lideres de la misma Perry en el Hot 100, el llenazo de Camila Cabello o los fenómenos de Dua Lipa y Bebe Rexha simplemente no existieron. ¡Es que ni los recitales cubrían!

“Es que el público no ve esas cosas, lo que ve son como las mujeres se pelean por quien tiene la cartera más grande o cual de sus novios tiene más músculos” te dicen desde ejecutivos hasta laburantes de tele que apoyaban la farándula y de paso, se burlaban de uno cuando criticabas a las farandulitas que jugaban a ser cantantes tirando a la basura todo el empeño y el sacrificio de los verdaderos artistas (saludos al Fotecho aquel que para desacreditarme sacó mi fanatismo por Fey cuando critiqué a la Kenita).

Pero gracias al Dios de la tele en el 7.1 se pegaron el alcachofazo y aprovechando que “Rojo” funcionó trajeron a la creme de la creme de la música actual: Paty Cantú, Leslie Grace, Gepe, Inti Illimani Historico, Lali Espósito, Alex Ubago, Rubén Blades, Emmanuel, Adexe & Nau y tantos otros aparecieron para dar luz en medio de las tinieblas. Y pensar que lo único que se veia en cuanto a música era al Orfeón de Carabineros o al grupo ranchero random con el mismo nombrecito de “Los [inserte ocupación aquí] de [inserte pueblito del interior del sur de Chile aquí]” con los mismos covers a Pandora o a Marisela.

Si no fuera por TVN, en el Mega no hubiesemos visto a Anitta en el “Mucho Gusto” o a Illapu en el “Bienvenidos”. ¿Veremos el próximo año a Bebe Rexha, Dua Lipa, Camila Cabello, Zara Larsson, Katy Perry, Rihanna, Lauren Jauregui, Halsey, Kehlani, Hailee Stenfield, Nicki Minaj, Ally Brooke, Normani Kordei, Little Mix y un largo etcétera? Se que en Viña es dificil por el caché, los derechos televisivos y tal pero en un estelar o programa no hay excusas. Esa es la meta.

Evento mejor realizado del año: Teletón 2018

La gran obra de Chile, digan lo que digan. Bueno, siempre hay críticos que las emprenden contra el “show televisivo” que, a decir verdad, este año mejoró un montón, tanto en lo musical como en cuanto a contenidos: No hubo Vedetón, hubo un buen show de imitadores famosos y el Estadio Nacional tuvo una variedad musical que no se veia desde hace varios años, cuando dominaba el reggaetón y se traian one hit wonders como Osmani García.

Los 40 años merecían un programa de primer nivel, de principio a fin. Aún quedan cosas por mejorar porque el rating fue el más bajo en años, lo que influyó en la lentitud de los cómputos. Siempre he pensado que la situación del evento Teletón es consecuente con la de la TV chilena, que está a medio morir saltando. Ojalá la tele mejore para que tengamos un evento solidario a la altura, porque con “show” o sin “show”, la Fundación Teletón hace una labor tremenda.

Y a los críticos, respetando la opinión y todo, un llamado: Si creen que la Teletón es mala, los invito a crear su propia fundación que sea mejor que el coloso de Metro Ecuador. En vez de criticar, ¿por qué no proponen un poco?

Evento peor realizado del año: Matinales y el caso Fernanda Maciel

Otra vez los matinales, y es que si no se ponian autorreferentes, se las daban de Sherlock Homes y no respetaban el debido proceso: Pasó con el profesor asesinado en Villa Alemana al que llamaron hasta a una espiritista (ridículo) y preponderantemente con Fernanda Maciel, una adolescente que desapareció estando embarazada y cuyo caso hasta hoy sigue siendo caldo de cultivo para los espacios matutinos, principalmente de “La Mañana” de CHV y del “Muy Buenos Días” de TVN.

Lo peor es que las instituciones como la PDI han criticado duramente que los matinales prácticamente usurpen su labor pero hacen caso omiso. Esto pasa cuando la TV chilena, cuando piensa bajo la lógica de la audiencia, lo hace mal y mandando a la ética a un viaje sin retorno a Gibraltar.

Mejor Comercial: Unimarc – “¡Un asaito!”

Hay publicistas que merecen una medalla o un premio honoris causa: Están los que hacian maravillas en los 80s y 90s, y luego tenemos a los de Unimarc. Es que tienen una versión del asaito para todo: Fiestas patrias, navidad, año nuevo, verano, invierno, mundial, un sinfin. Y lo mejor es que la frase “¿Un asaito? ¡Un asaito!” es tan pegajosa que hasta el mismisimo Jorge Zabaleta se autotrollea en sus obras teatrales con eso. Y si, me encantaría tener una parrillada a todo ritmo con él, Pancho Saavedra e Ignacio.

Si subió el consumo de carne per cápita en Chile, es en parte, gracias a los geniales publicistas de Unimarc.

Peor comercial: Banco Itaú – “Todas las personas como tú”

Lamentablemente ya no se hacen jingles como los de los comerciales ochenteros y noventeros (volvé Claudia Muñoz). Dicen que las iniciaciones en el infierno se hacían con el rap del Itaú de fondo.

Lo peor es que el jingle en si es una mentira: Si no ganas un sueldo digno de un ejecutivo de alto rango, lo único que te alcanza es para una CuentaRUT y muchas condiciones para obtener una cuenta en el banco de orígen brasileño son una ridiculez, peor que las que piden muchas corredoras de propiedades para conseguir un arriendo.

Lo que más se extrañó este año: Noticieros realmente imparciales

Está bien ¿sabe por qué está bien? Porque México no reventó la pelota, está muy bien. Entiendo que los canales privados obedecen a ciertos códigos de sus dueños y, por ende, deben tener la línea editorial que estimen conveniente. Pero eso no da derecho a comprometer la ética periodística: Y en eso vaya que falló T13. Este año el noticiero del canal naranjo no dio puntada sin hilo: El montaje de Operación Huracán (del cual todavía no han pedido disculpas), el papelón del reportaje del Liceo 1 de un supuesto adoctrinamiento que en realidad correspondía a una obra de teatro, la detención del empresario Raul Schüler por hurto de esculturas de plazas públicas cuyo nombre ni se mencionó, y hasta los BTS que fueron sindicados como burlones de la bomba a Hiroshima, lo cual les valió que fueran lo más denunciado en noviembre ante el CNTV.

No hay noticiero bueno, y vaya que hace falta “Hora 20” de La Red. Pero a cambio tenemos “Marca Registrada” y “360”, ambos en CNN Chile, que son sus herederos espirituales. Al menos me consuela que CHV Noticias se puso más serio y menos groseramente sangriento.

Premio a las #ManosLimpias: Cami Gallardo

Esta categoría estuvo muy bien peleada, pero ganó el fenómeno musical del año. Apadrinada por Luis Fonsi y con el respaldo de una genia como Fran Valenzuela, conquistó los corazones de miles de jovenes chilenos. Y lo mejor es que ella sabe que es un referente juvenil bien hecho y por eso cuida su imagen hasta en el más mínimo detalle: No bebe, no toma, no fuma, no va a carretes (aprendan chicos realities), busca siempre la perfección y se cuida ella misma.

Y lo mejor es que ella no solo es de las nuestras, sino que de las mejores: Contraria al pinochetismo y también a la competencia o rivalidades entre mujeres, como lo manifestó esta semana. Sus manos están tan limpiecitas que llegan a brillar.

Gente como ella debería poblar nuestro jet set chileno: Honesta, amable, respetuosa, talentosa, plenamente concientes de sus actos, que cante, baile, actúe, anime y ofrezca valores positivos a la gente que los sigue, y a los que no también. Y Cami hace lo que mejor sabe hacer: Deleitarnos con su melodiosa voz. Por cierto, y ya que estamos, “Fuerte” es candidato para ser el “Firework” / “Beautiful” chileno. Lo vale.

Lider del año: Mario Boada (13C y RECTV)

Mi canal chileno favorito no está en la cablera más importante, pero en internet se han anotado golazo tras golazo y ha creado una comunidad que nos recuerda que antes la televisión chilena era una maravilla. Y detrás de cada buena idea siempre hay un cerebro: En este caso lo es Mario Boada.

Alguien de la escuela de “Contacto” que no solo lidera los dos canales de cable de Canal 13, sino que también fue parte de la digitalización de la cobertura del Plebiscito ’88 en el viejo UCTV, asi como también nos regaló la primera Teletón completa.

RECTV es el canal que todo laburante de televisión deberia ver si o si, para que sepan como igualar o superar esa etapa tevita. Igual extrañaré “Una vez más”, un lujazo de estelar, pero lo bueno es que los sábados, “Noche de ronda” es un imperdible.

La frase del año: “Es importante la entretención, pero también lo es el buen periodismo” (Santiago Pavlovic)

LA frase del año la dio el hombre ancla de “Informe Especial” al aceptar el merecido “Copihue de Oro” a Mejor Programa Periodístico. Si, es bueno entretenerse viendo la tele, pero la cosa cambia cuando se usa la violencia como entretenimiento. No da lo mismo ver a la Dua Lipa cantando que a la Oriana Marzoli insultando racistamente a una participante de un reality de Mega.

Pero pese a todo, el periodismo es importante de igual forma. Porque los golpes son necesarios: ¿Qué hubiese pasado si CHV y CNN Chile no hubiesen difundido las pruebas del homicidio a Camilo Catrillanca? ¿Qué hubiese pasado si el mismo “Informe Especial” no hubiese denunciado nunca la narcomunicipalidad de San Ramón? ¿O si el mismo reportaje no nos mostrara el lado oculto de “La Cuca” de Macul?

“Informe Especial” en su temporada 25 se anotó varios reportajes tremendamente potentes que reflejan que la TV pública debe servir a sus televidentes mostrándoles la verdad. Algo que lamentablemente “Misión Encubierta” de Mega no le llega ni a los talones. Por eso, Pavlovic en su estilo IM-PACTANTE, lo enrostró a los “directores y directorios” que destruyeron a TVN. ¡Aguante la TV pública!

TV en Serio

Un nuevo lugar para hablar de televisión... y en serio.