Domingo en Serio

Cuidado con el pragmatismo in extremis