El caso de Felipe Prior: Cuando el machismo es consonancia en los reality shows

La aparición del modelo en la última edición del “Big Brother” brasileño, y su eliminación histórica, ha motivado a tres mujeres a denunciar los atropellos sexuales que han vivido antes de su entrada a la casa estudio.

Desde 2002 que la poderosa Rede Globo transmite en sus pantallas “Big Brother Brasil”, el reality por excelencia en el mundo entero creado en Holanda y que fue el inicio del imperio de Endemol, y que en los últimos años el formato ha estado en la polémica debido al bullado caso de Carlota Prado, cuya violación dentro de la casa estudio y posterior encubrimiento por parte de productora y canal emisor han puesto en tela de juicio absoluto este tipo de programas.

Últimamente en la versión de la cadena del Jardím Botánico han sucedido varios escándalos en torno a una figura que ha comenzado a despertar rechazo: Felipe Prior. Amado por muchos y multiplemente odiado por otros. Sus arranques de machismo dentro del programa, donde declaró que le gritaba “hasta a su propia madre”, han generado una reacción inédita por parte de los televidentes quienes en una eliminación histórica, hicieron subir la audiencia del día del “paredón”. Incluso varias cuentas dedicadas a divas y artistas pop apoyaron el movimiento “#ForaPrior” y cuando lo echaron, hasta el ex candidato presidencial Fernando Haddad (PT) celebraron el hecho.

¿Pero qué se esconde detrás de una cara bonita, una apariencia física perfecta, el apoyo de una facción del entretenimiento brasilero y un terrible comportamiento que, ciegamente o no, puede despertar el amor de una clase de la fanaticada? Lo que siempre sale a la luz al fin y al cabo: Cosas muy turbias.

El día viernes (3 de abril) la revista Marie Claire -también de Globo- publicó en su página de internet la denuncia de tres mujeres quienes dijeron haber sido violadas por Prior. Usando pseudónimos para reservar la identidad, ellas relatan sucesos ocurridos entre 2014 y 2018. Según relata la crónica, “Felipe le quitó la ropa y abrió sus propios pantalones, dejando afuera sus genitales. Debido a la embriaguez, dijo que no podía ofrecer resistencia física, pero que le dijo que no muchas veces, dejando en claro que no quería tener relaciones sexuales. Felipe habría reaccionado dirigiéndose a sus gritos, diciendo “deja de ser genial, en el fondo quieres hacerlo, no es hora de ponerte difícil” y, frente a los negativos negativos de Themis, insistió: “sí, lo haces”. En este punto, Felipe habría violado a Themis”.

Según relata una de las víctimas: “Todo se reduce a una gran agonía en mi pecho. Simplemente puse la violencia que sufrí debajo de la alfombra durante seis años. Pensé que si no lidiaba con eso, desaparecería en mll años de mi universidad debido a la violación. Cerré todas las asignaturas del curso porque verlo todos los días era insoportable. Es un tipo impulsivo y agresivo. Lo que mostró en BBB no se acerca a lo que es en la vida real. Que puedes hacer, incluso ante un cargo formal, con un abogado y todo eso, pero ya no puedo mantener este mal para mí”.

Otra testimoniante declaró, según Marie Claire, que “se aprovechó de su estado de embriaguez y la persuadió para que entrara a su tienda de campaña en el campamento de juegos de la universidad después de acercarse a ella en una fiesta. En la carpa, hubo intentos de violación; ella informa que Felipe trató de penetrarla en el ano, dos veces, y ante la negación, dijo con miedo “¡No quiero! ¡No quiero!” – físicamente la inmovilizó usando su fuerza. También dice que la violación no fue consumada porque lo empujó con los brazos y las piernas y logró escapar. A pesar de haber entrado en la tienda del acusado, Freya dice que cuando se dio cuenta de que no había condón para el sexo, se negó con vehemencia a continuar la relación. Pero él insistió en usar la fuerza física”.

La víctima, que usa el pseudónimo de Freya, dijo que “Cuando comenzó BBB, vi un tuit de una chica que decía que Felipe tenía fama de acosador en Mackenzie. Fue entonces cuando me di cuenta de que la violencia que sufrí no fue única. Le envié un mensaje de texto a la niña y le dije que si aparecían más víctimas, hablaría. Entonces encontré a Themis, quien me dijo que, además de la violación, tenía un historial médico que demostraba la laceración en su genital”.

La tercera denunciante llamada Ísis, relató un suceso ocurrido en una feria del municipio de Itapetininga: “Según Isis, Felipe la llamó “con mucha insistencia” para entrar en su tienda, donde inició las relaciones sexuales con ella de manera consensuada. Sin embargo, después de que él comenzó a actuar agresivamente, Isis verbalizó que quería que nos detuviéramos, lo que no tuvo ningún efecto. Según el documento obtenido por Marie Claire, la acusada abofeteó a Isis en la cara y en todo el cuerpo, incluso después de que dijo que tenía dolor y varias veces que quería interrumpir la dinámica. Incluso lloró, dice, pero él dijo varias veces que no la dejaría salir. En cierto punto, él la habría acostado sobre su estómago y se habría colocado sobre su cuerpo, para que quedara inmovilizada en el suelo. Incluso después de haber terminado el acto sexual, él la empujó y tiró de ella para que cayera sobre el colchón, haciéndola incapaz de salir de la situación. Ella solo logró salir de la tienda después de que él se durmiera al amanecer. Esa noche, en el siguiente stand, dos testigos escucharon a Isis llorar y le pidieron al acusado que se detuviera. “Una voz femenina llorando. La voz dijo” Detente, me duele “y siguió llorando”. Estos testigos apoyan la versión de Isis de la acusación”.

Según declaró la víctima, “A las chicas que viven conmigo les gusta ver BBB. ¿Te imaginas tener que ver su rostro todos los días? Pero al mismo tiempo, era importante para mí pensar en el pasado. Pensé que iba a superarlo a través del olvido. Y verlo en la televisión despertó muchos desencadenantes y miedo a relacionarse con los hombres”.

La manera reiterada en la que este concursante trataba a las mujeres motivó a que dicha feria declarara la prohibición de acercamiento al evento y fue determinante el testimonio de Ísis.

La misma Marie Claire relata que las denuncias de violación y atropellos sexuales aparecieron en enero de este año, justo antes de comenzar una edición más del reality, las cuales se enfocaban en su mal comportamiento en la Universidad.

Desde la estación repudiaron tajantemente estos actos: “Globo está vehementemente en contra de cualquier tipo de violencia, como se percibe a diario en sus programas periodísticos e incluso en las actividades de entretenimiento, y entiende que corresponde a las autoridades investigar rigurosamente las denuncias como estas” declaró un portavoz a Marie Claire.

Si hay algo que diferencia a este caso y otras polémicas de encierros televisados como el de Carlota Prado en España y el de Dominique Lattimore en nuestro país es que Globo está dispuesta a colaborar con la causa judicial, sumado a que repudiaron los actos machistas de Prior y hasta publican la denuncia en un medio de la misma empresa multimedial. En el caso español, Telecinco se metió en un lío y se defendieron acusando incluso de que todo era una polémica artificial creada por Atresmedia, el consorcio privado rival, para intentar acabar con el reinado de la televisora. Y en el caso nuestro, Mega no hizo prácticamente nada para resguardar el bien mental de la actriz y modelo, tan asi que mantuvieron a Oriana Marzoli para mantener a la audiencia aún cuando hubo una fuga de auspiciadores acaecida por los mismos hechos de violencia sin ninguna sanción y con el pleno respaldo de la producción y gerencia del canal de Bethia, y la ibérica-llanera tuvo que irse solamente cuando llegaron los Carabineros a la casa estudio.

No cabe duda que los reality shows terminan siendo reflejados como programas machistas, donde se cosifica y objetiviza a la mujer reduciéndola humanamente, y donde levantan a “falsos ídolos” que terminan cayendo por su propio peso.

Roberto Caamaño

Creador de TVenserio.com, viciado en música y abriendome a las series. Ah, y adicto a las selfies. Todo eso mientras no estoy trabajando.