Cuestión de enfoques

Y es que en esta crisis, la televisión demuestra lo zigzagueante que ha sido durante estos últimos años, hay veces en que se aplaude por nuevos contenidos que merecen la aprobación pública, pero simultáneamente estos contenidos son contrapuestos con programación de calidad cuestionable y polémico, donde uno tiene todo el sentido de preguntarse si la televisión tiene un camino coherente para avanzar en el futuro como un medio confiable.

Sin dudas que la cobertura televisiva al Covid-19 ha tenido sus luces y sus sombras, hemos vivido instancias en que la televisión ha mostrado un completo compromiso por evidenciar las profundas diferencias sociales para cumplirse la cuarentena (un par de reportajes donde se muestra el diario vivir de las poblaciones, donde es dificil cumplir el aislamiento social) pero a la misma vez esos enormes avances se ven opacados por contenido que no merece tener la cobertura que le han merecido los canales de televisión.

Y es que en esta crisis, la televisión demuestra lo zigzagueante que ha sido durante estos últimos años, hay veces en que se aplaude por nuevos contenidos que merecen la aprobación pública, pero simultáneamente estos contenidos son contrapuestos con programación de calidad cuestionable y polémico, donde uno tiene todo el sentido de preguntarse si la televisión tiene un camino coherente para avanzar en el futuro como un medio confiable.

Y es que la semana pasada estabamos todos de acuerdo con que la televisión había avanzado enormemente en su credibilidad y poder de convocatoria gracias a la Teletón, campaña que ha aprendido mucho de sus errores del pasado, pero en esta misma semana la televisión vuelve a decepcionarnos al tener de invitado al pastor Javier Soto, que con mucho respeto a la fé evangélica, no representa a la visión de gran parte de la feligresía cristiana en Chile. ¿Cual es la finalidad de invitar a un programa de televisión a un personaje que solo provoca violencia? ¿Que esperan los medios para que de una vez la televisión chilena privilegie las voces autorizadas e informadas para que den tranquilidad a la población? ¿No ven que no todas las opiniones merecen el mismo respeto?

Tambien esta cuestión de enfoques se da en la priorización de temas y rostros para explicar los casos, ya es conocido la saturación del alcalde de Las Condes apareciendo en todos los matinales de la televisión casi simultaneamente ¿No será hora de conocer las opiniones de municipalidades que si viven emergencias mayores? No he visto al alcalde de Chillán o de Temuco explicando la urgencia que vive esas ciudades. Me compadezco a las personas de otras ciudades, como a los  opositores a la figura de Joaquín Lavin (que a pesar de su excesiva figuración, aumenta cada semana su aprobación) tener que soportar con angustia que el alcalde aparezca todos los días, como si no hubieran más alternativas de figuras públicas confiables que puedan opinar de la crisis que vivimos.

Por último, el tema de los enfoques radica en que se han banalizado temas secundarios y que no merecen ser objetos de largos debates (como es el caso de la realización de cultos cristianos en tiempos donde se han restringido las concentraciones públicas) creo que se ha perdido tiempo valioso para que los especialistas aconsejen a la población para la prevención de este virus, pero tambien es necesario que aparezcan especialistas que ayuden a contener mentalmente a la población, que ante el confinamiento social, la saturación de información, la falta de conexiones sociales y la incertidumbre económica, se está generando un profundo daño a la salud mental de nuestros compatriotas.

Aplaudimos el importante paso generado entre el Consejo Nacional de Televisión y los canales de televisión agrupados en ANATEL para crear un canal especial con contenido exclusivo para niños, pero esperamos que ese sentido de voluntad tambien surja dentro de los canales para evaluar el contenido divulgado en estos días y que puedan cumplir un papel fundamental en entregar información clara y transparenta a la ciudadanía, pero tambien dar compañía a muchos chilenos que hoy la estan pasando mal, así, esta crisis se traducirá en este medio como un avance y no como otro nuevo retroceso para la industria.

Hugo Cares

La televisión me gusta por rebote, me interesa conectar la importancia de la televisión como un medio masivo y sus nexos al poder.
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com