Somos críticos, pero… (segunda parte)

Hemos sido criticos muchas veces sobre la falta de pluralidad en torno a varios temas contingentes, como en la forma de como se llevan estos debates, pero hoy no nos queda más que reconocer que la televisión ha tenido un papel muy superior a lo normal en torno a esta relevante discusión que afecta a gran parte de los chilenos. Esperemos que no sea una pequeña aperura que al tiempo se desecha como ha pasado en otras ocasiones en la pantalla chica.

La semana pasada escribía sobre incomodidad que nos pesa de solo criticar de manera negativa a las coberturas televisivas, pero hoy será la excepción, enhorabuena.

Esta semana ha sido bien movida, la discusión para el retiro del 10% de los fondos de los depositantes en las AFP ha calado en todos los sectores, dejando en segundo plano la pandemia del COVID-19 (aunque están ligados entre si). Esta discusión ha entrado en los ya permamentes debates televisivos que no solo estan presentes en los matinales, sino en otros horarios.

Tal vez desde las elecciones de 1989 que la televisión haya dedicado tantas horas a debates con políticos, de por si esto es algo positivo, toda instancia que promueva la discusión política favorece al enriquecimiento democrático de nuestro país. De todos modos, el debate muchas veces cae en disputas banales entre políticos, con una utilización “farandulezca” de las temáticas, privilegiando la polémica y el escándalo antes de escuchar las diferentes posturas, sin dudas que existe responsabilidad de los productores de los programas al incentivar este tipo de debates, pero tambien hay una gran responsabilidad de los dirigentes políticos invitados para entregar una actitud más didactica de sus posturas. La crisis no es entonces solo de los formatos televisivos, sino de la calidad de la discusión en la clase política.

Pero volvamos a lo positivo, pienso que la televisión chilena (a diferencia de otras coberturas) ha planteado muy bien la discusión del 10%, no se ha notado presiones para “envenenar el pozo” en la cobertura y se han plantaeado de manera equilibrada cada una de las posiciones en pugna, tambien matinales y noticieros han enfocado el drama de muchas familias chilenas que necesitan el apoyo económico urgente y que ven a sus ahorros previsionales como un modo de paliar sus necesidades. Tanto ha sido pluralidad de visiones que han invitado a instituciones que han esgrimido un modelo alternativo de desarrollo como la Fundación Sol para exponer sus posiciones en torno a esta contingencia. Periodistas que tambien tienen una posición critica a las AFP como Alejandra Matus hoy tienen una amplia tribuna en varios espacios televisivos.

Hemos sido criticos muchas veces sobre la falta de pluralidad en torno a varios temas contingentes, como en la forma de como se llevan estos debates, pero hoy no nos queda más que reconocer que la televisión ha tenido un papel muy superior a lo normal en torno a esta relevante discusión que afecta a gran parte de los chilenos. Esperemos que no sea una pequeña aperura que al tiempo se desecha como ha pasado en otras ocasiones en la pantalla chica.

Hugo Cares

La televisión me gusta por rebote, me interesa conectar la importancia de la televisión como un medio masivo y sus nexos al poder.