Entre los siete años de liderazgo y los cuestionamientos a sus contenidos: Balance de la gestión de Patricio Hernández en Mega

El exdirector ejecutivo de Mega llevó a la cadena al primer lugar, eso si, teniendo que enfrentar duras críticas respecto a las emisiones de sus novelas o reality shows.

Esta mañana se comunicó que Patricio Hernández Pérez dejó la dirección ejecutiva de Mega para asumir un importantísimo cargo fuera del país. Las primeras informaciones señalan que iría a gerenciar el canal Latina de Perú, que actualmente está en el segundo lugar en audiencias y peleando el primer puesto con América Televisión.

El ahora exdirector del canal del Grupo Bethia deja la estación en medio de una seria crisis financiera en el que el mismo día de su aniversario número 30 -que no se celebró y no solo por la pandemia- se generara una huelga de sus trabajadores sindicalizados, que incluyó un emplazamiento de los mismos hacia su persona al ritmo del axé. Del mismo modo, la audiencia de la televisora ha bajado a tal punto de que en la primera quincena del año, Chilevisión le ha arrebatado el primer puesto transformando este mes en, quizás, uno con categoría de “bisagra”.

La construcción de un imperio

Su gestión empezó en el verano de 2014 relevando a Mario Conca Rosende, en medio de millonarias pérdidas durante el 2013. Hernández tomó decisiones radicales y otras incomprensibles como sacar del aire el programa concurso “A todo o nada” que tenía una excelente audiencia y ganó importantísimos premios como el Copihue de Oro, para en su lugar programar el cuestionado espacio de farándula “Secreto a Voces” que no hacía ni la mitad de su rating. Asimismo, trajo a Chile la novela turca “Las mil y una noches” cuyo éxito originó el inicio del fenómeno de las producciones de ese país. Empezaba el liderazgo.

Consiguieron además en una -para muchos- dudosa licitación los derechos de los partidos de La Roja rumbo al mundial de Rusia 2018. A medida que la sintonía subía y la pantalla se calentaba, levantaron a TVN a María Eugenia Rencoret para constituir su área dramática en base a varios actores, en su mayoría que antes pertenecían al canal estatal. “Pituca Sin Lucas” fue un fenómeno de marca mayor y eso continuó experimentándolo “Papá a la deriva”.

También se crearon reality shows sumamente cuestionados como el caso de “Amor a prueba”, “Volverías con tu ex” y “Doble tentación” que tuvieron un elemento en común: El bullying causado por la figura de la española Oriana Marzoli, asi como la presentación en pantalla de personajes televisivos considerados como “chabacanos” que posteriormente formarían parte de una moribunda farándula chilena. Es el caso de la ibérica el más resonante, puesto que hubo episodios lamentables como cuando en “Doble tentación”, Marzoli trató de “mono”, “macaco” y “olor a selva” a la participante Dominique Lattimore, episodio por el que el CNTV no efectuó sanción alguna y que el mismo Hernández le bajó el perfil. En entrevista a Fotech al respecto, señaló que “Los programas que tienen mayor sintonía aumentan las denuncias, pero las denuncias son meras denuncias” y agregó que “es un mecanismo de desinformación de la prensa escrita que habla de denuncias que muchas veces no tienen sentido ni fundamento”.

Los escándalos que marcaron su gestión

Pero no solo Marzoli fue la emperatriz de los escándalos de Mega: Hubo un momento en el que la actriz Ximena Rivas protestó por las brechas salariales entre actores y actrices dentro del área dramática de dicha corporación televisiva, y lo que recibió de vuelta fue una carta de despido y la salida de su personaje de “Perdona Nuestros Pecados”. Sus mismos compañeros respaldaron a la actriz y Álvaro Rudolphy protestó al respecto en los “Copihue de Oro” de 2017.

Otro punto que tuvo bastante resonancia fue su cercanía con el poder, sobre todo en los tiempos del Estallido Social de octubre de 2019: Mega lideró las objeciones a las coberturas que tuvo varios momentos criticados como la seguidilla de preguntas de sus periodistas que eran reprendidas por los mismos ciudadanos o cuando un operador del Transantiago contó que debía trabajar porque tenía cáncer y el profesional, de acuerdo a la minuta del CNTV, “ignora a este hombre y sigue preguntándole de forma indolente sobre sus planes en los recorridos programados”; sumado a que le bajaron el micrófono a un manifestante en Plaza de Maipú. Ante esto, la marcha contra los canales de televisión tuvo uno de sus epicentros en Mega, la cual fue respondida tirandole chorros de agua a los manifestantes.

Por otro lado, su reunión junto con la de sus compañeros de gremio con el mandatario en funciones Piñera fue duramente cuestionada tanto por la ciudadanía como por los mismos trabajadores del canal. Un trabajador declaró al medio Interferencia que “La cosa es bien circular, atemorizas a la gente, dejas vacío de milicos las zonas complejas, se asustan y ¡paf! autodefensa, los que francamente parecen paramilitares ¿para qué? Para llamar a los militares”, agregando además que “¿Te has fijado ni pescan al INDH?”. Asimismo y según un reportaje de La Voz de los que Sobran, un grupo de periodistas increpó a los directores de prensa Cristobal Valenzuela y Hugo Marcone debido a dicho encuentro.

El complejo panorama actual

Hoy Mega vive un complejo momento tanto financieramente como en sintonía: El estallido social sumado a la crisis de la pandemia han causado un grave perjuicio a su actual estado financiero, a reserva de que se publiquen en alrededor de un mes más los balances económicos del 2021.

Sumado a todo lo anterior, el rating ha bajado considerablemente: Ya no es el canal que lideraba en todos los horarios y que ninguno le hacía cosquillas, por muy buena que haya sido la propuesta. “Contigo en la Mañana” de Chilevisión le arrebató el liderazgo a “Mucho Gusto” alicaído y que tuvo una crisis interna luego del corte de pelo de Viñuela al camarógrafo José Miranda, incluyendo además los cuestionamientos a varios contenidos como la nota en la que decían que Beyoncé y Madonna eran illuminatis. Ante esto, el espacio bajó al segundo y hasta tercer lugar a manos de un revitalizado “Buenos días a todos” de TVN.

Solamente la tarde es el único bloque horario que tienen asegurado mientras “Edificio Corona” pelea el primetime con “Yo soy” y la novela turca del canal público “Fuerza de Mujer”.

Ni el género favorito de Hernández, los reality shows, han salvado al canal: “Resistiré” no consiguió los resultados esperados y en consonancia tuvo varias polémicas, incluso un intento de violencia de género por celopatía que tuvo como protagonista a la pareja entre Ignacia Michelson y Sargento Rap, sumado a la misma proyección de antivalores juveniles como el que encarna la mexicana Manelyk Gonzalez, que fue favorecida con altos “sueldos de Madonna”.

El director ejecutivo que releve a Hernández abrirá varias dudas, sobre todo si las decisiones que tome -asesorado por Hernández- mantendrán a Mega aún en un liderazgo con un margen estrecho con CHV o el canal de Machasa le arrebatará definitivamente el primer puesto. Incluso está la posibilidad de un cambio zigzagueante dentro del primer puesto, en el que un canal lidere un mes, un canal otro y así sucesivamente. O tempo vai dizer…

TV en Serio

Un nuevo lugar para hablar de televisión... y en serio.