Disculpe, don Patricio…

Sería bueno que antes de partir a iniciar sus labores a Perú, si es que aún no lo hace, revise su autocrítica. Si bien compartimos opinión sobre las redes sociales, ¿qué ha hecho usted al respecto para mejorar la situación?

Si, nuevamente yo. Quería conversar un asunto con usted debido a la entrevista que usted dio a La Segunda, en el que manifiesta su preocupación por las redes sociales que, de acuerdo a usted, están fomentando entre otras cosas “la mentira”, “el delito” y “la destrucción valórica de las personas”.

Quien me conoce desde lo más hondo sabe lo que pienso de Twitter. Lo he manifestado en varias ocasiones en este sitio como en mis espacios personales: Hace rato que dejaron de ser vehículos de opinión para transformarse en “el libro de la hoguera”. Quien ha visto la película “Chicas Pesadas” entenderá la referencia, y es que hoy si no eres pesado, mala onda y no tienes una amargura 24/7, no tienes posibilidades de ser relevante, triunfar o tener un círculo de amistades importante en redes sociales. Costó un mundo entender eso por mi lado, pero al ver la calidad de ciertos usuarios, queda claro lo bien que me hizo irme de ahí.

Sin embargo, permítame cuestionarle algunos asuntos que me llamaron la atención: Usted habla de que las redes sociales fomentan la mentira y el delito. No me cabe la menor duda de que es así, sin embargo y desde su calidad de director ejecutivo del canal que hasta enero era líder de sintonía… ¿Qué ha hecho al respecto? Todavía está en la retina lo que pasó el 8M del 2019, cuando se proyectó en su noticiero de la tarde unos incidentes en manifestaciones feministas en la Plaza Sotomayor de Valparaíso, sin embargo, una transeunte dio cuenta de que no estaba pasando nada en los alrededores. Si bien en la noche los anclas del noticiero central tuvieron que ofrecer las disculpas del caso, no quita que fue un error editorial que pudo haberse evitado.

Y hablando en algo que ocurrió en el mismo matinal en enero, que hoy pelea el segundo lugar con TVN: Dijeron que Beyoncé y Madonna eran sacerdotisas de una secta illuminati, cosa que no es efectiva. ¿Cómo pudieron degradar a Katherine Ibañez a un prototipo de Salfate? ¿Qué les pasa? ¿Ahi no importaba que las redes sociales difundieran mentiras?

En el vespertino habla muy bonito de que le preocupa la “destrucción valórica de las personas” y de vuelta, toda la razón. Reitero que hay cosas que no me agradan de varios usuarios de esa red social, sin embargo, si le preocupaba tanto ese asunto… ¿Cómo acogió en sus pantallas, y más específicamente en los reality shows que usted defendió a capa y espada en los medios, a gente que precisamente tenía sus valores completamente destruidos? Oriana Marzoli, Manelyk González, Ignacia Michelson, Aída Nizar. Todas esas gentes que se han dedicado a dañarse a ellos mismos y a quienes los rodeaban, sin medir las consecuencias de sus actos pero que, a pesar de sus múltiples embarradas, sencillamente las dejaba ser y en el caso de la ibérica hasta la hizo ganar un tele encierro, vendiéndola como una ídola juvenil cuando en realidad sus acciones no eran dignos de ser idolatrados. Que esta chica se dedicaba a pelear, a insultar gratuitamente a las personas cual matón del barrio, profiriendo insultos de grueso calibre e incluso de connotación racista, que por algo no puede entrar a Chile porque hay una causa pendiente con Dominique Lattimore. Por favor, una autocrítica: Por mucho que hayan sido programas exitosos, sus realities contribuyeron a esa destrucción valórica de la cual manifestó que está muy preocupado.

Y que ni se diga tampoco de lo que pasó con el camarógrafo al que José Miguel Viñuela le cortó el pelo y que causó un terremoto de proporciones en “Mucho Gusto” o los contenidos que se han proyectado últimamente en ese matinal.

Don Patricio, sería bueno que antes de partir a iniciar sus labores a Perú, si es que aún no lo hace, revise su autocrítica. Si bien compartimos opinión sobre las redes sociales, ¿qué ha hecho usted al respecto para mejorar la situación? Porque a juzgar por todo lo anterior, ha fomentado todo lo contrario. Hay miles de yerros editoriales que han ocurrido en prensa antes, durante y después del Estallido Social por los que no se ha hecho cargo. Ah y ya que estamos, ¿qué pasó con la “Unidad de Investigación” que pasó en 2017 y que después se esfumó?

Suerte en Latina Televisión, pero no nos veamos la suerte entre gitanos…

Roberto Caamaño

Creador de TVenserio.com, viciado en música y abriendome a las series. Ah, y adicto a las selfies. Todo eso mientras no estoy trabajando.