El Ubicatex (del 29 de marzo al 4 de abril): Para las meritócratas vayan los huevitos de pascua

Y para aquellos que decían enarbolar las banderas de un Chile que buscaba dignidad pero que volvieron al canal donde sus presentadores de noticias “no tenían opinión”, nuestro repudio y con justa razón. Vamos con los ubicados y desubicados de la semana.

Y para aquellos que decían enarbolar las banderas de un Chile que buscaba dignidad pero que volvieron al canal donde sus presentadores de noticias “no tenían opinión”, nuestro repudio y con justa razón. Vamos con los ubicados y desubicados de la semana.

La ubicada: Carlalí Villalba

No es fácil sacarte el mote de “la primera eliminada de los realities” para desempeñarte en lo que siempre quisiste ser. A la venezolana le costó pero luego de ser la primera mártir de los teleencierros, claro, cuando estos eran una novedad en nuestra televisión y mucho antes que se bastardearan con personajes tóxicos y violentos, estudió periodismo y en los últimos meses nosotros sabíamos de antemano que ella era productora dentro de “Aquí somos todos”, el programa de servicio social y ayuda comunitaria que día a día transmite Canal 13.

Sin embargo, el pasado jueves pasó de estar tras las cámaras a aparecer luego de mucho tiempo delante de ella, como periodista. Haciendo un despacho acerca de los que debían hacer su cuarentena preventiva en el Aeropuerto de Santiago, sencillamente se lució y demostró que la meritocracia si es posible, causando el más absoluto aprecio de las redes sociales. Así lo pudimos constatar desde el momento en que pusimos el pantallazo respectivo en nuestro Twitter y nos llenamos de likes, retweets y comentarios en su mayoría aclamando el desempeño de la joven.

Igual, un dato no menor: Dentro de Canal 13 están tanto la primera eliminada como uno de los ganadores de “Protagonistas de la Fama”. Ella como periodista en “Aquí somos todos” (aunque es producción de Cooking Media Content, cuyo uno de sus cerebros es Nicolás Quesille) y Álvaro Ballero como creativo de la corporación de televisión de Luksic, siendo el responsable del “nuevo horizonte” con el que se vendieron durante el año pasado.

El desubicado: José Antonio Neme

Duró poco su compromiso con la verdad y el peso de los hechos en La Red. En realidad, no sabíamos cuales eran sus verdaderas intenciones desde que se conoció que volvía a Mega, el mismo canal que en varias ocasiones criticó a “Mucho Gusto” y a la mayoría de los periodistas de dicha estación televisiva por decir que “no tenían opinión”.

Un jugador de fútbol en los 80s decía que “no tengo por qué estar de acuerdo con lo que pienso” y pareciera que los principios con los que estuvo en la cadena de Avenida Quilín no los aplicó en la práctica. De otra forma no se explica por qué abandonó a sus compañeras Mónica González, Alejandra Matus y Mirna Schindler para ir con los mismos que dijo que no sabíamos qué es lo que pensaban de los últimos hechos que ocurrían en Chile, más aún después del Estallido Social.

Que Neme haya vuelto a Mega es como darle una segunda chance a tu pareja después de una infidelidad. Es casi como el chiste de la silla de Don Otto: Después de pillar a tu pareja con otro en un sillón, se arregla el problema cambiando el sillón. Acá es lo mismo. Eso o con la llegada de Lorena de las Heras a la dirección de prensa quieren dar señales de apertura, sobre todo con las últimas opiniones de Rodrigo Sepúlveda.

El carepalo: Enrique Paris

En esta última semana, el balance del Coronavirus por parte del Minsal pasó a ser una suerte de rémedo de “La hojilla”, ese programa tristemente célebre de Venezolana de Televisión en el que su conductor, Mario Silva, disparaba contra todos y cada uno de los críticos de la revolución chavista, incluyendo burlas al personal de RCTV cuando se cerró en mayo de 2007.

Acá es lo mismo: La versión piñerista de Silva es el Ministro de Salud, que en sus últimas alocuciones se ha visto sumamente sobrepasado por las críticas que han venido tanto desde medios digitales como por parte de titanes del periodismo mundial como el Washington Post y el New York Times, de quienes dijo que “se pusieron de acuerdo” para criticar la gestión de la pandemia, cuyas cifras de contagiados sobrepasaron las 8 mil personas.

Sus arranques de divo van desde atacar a medios digitales “que no voy a nombrar”, aclamar a quienes destacan su labor que pueden ser desde Ex-Ante (el medio digital que fundó Cristian Bofill) a Canal 13 (era que no, si hasta en “Aquí somos todos” le dijeron que podía contar con la señal, así explícitamente) y mencionar que el proceso de vacunación marcha bien “le duela a quien le duela”. Por estas mismas salidas de libreto, Mañalich se fue de la misma cartera.

Alguien le tiene que decir que lo que viene haciendo en estos días no es bueno, ni para la imagen país ni la del mismo gobierno del que forma parte. Falta humildad, reconocer los errores y ser parte de la solución que nos pueda hacer ver la luz. Pero eso es pedirle peras al olmo, el piñerismo estaba tan acostumbrado a ganar siempre -sea con elementos buenos o malos, y de lo último infelizmente ha sobrado desde que se llevaron la elección al bolsillo- que cuando los resultados son adversos le echan la culpa al otro y actuan con la más absoluta soberbia. Y ojo: The Telegraph también se sumó a las críticas a su labor, un diario conservador y monarquista dentro del espectro de la prensa británica.

Roberto Caamaño

Creador de TVenserio.com, viciado en música y abriendome a las series. Ah, y adicto a las selfies. Todo eso mientras no estoy trabajando.