Buenos perdedores

La “hazaña” de Llanos no es compartida con la misma dicha por parte del periodismo deportivo tradicional. Muchos han levantado su voz aludiendo que Ibai no es un comunicador completo para llegar a ser entrevistador de las grandes estrellas del deporte, pero son aquellas entrevistas las que terminan siendo reproducidas por varias millones de veces, y eso claramente termina respaldado por importantes sumas de dinero que llegan a las arcas de los creadores audiovisuales. Las críticas esgrimidas por los periodistas deportivos tienen caída, e incluso llegan a tener razón, pero, ¿el mensaje del periodismo deportivo clásico está llegando a las nuevas generaciones? He ahí la pregunta.

Estas últimas semanas han sido de gran relevancia para el fútbol mundial. La contratación de Leonel Messi por parte del París-Saint Germain ha sido el movimiento más controvertido del mercado de pases del verano europeo, pero también ha marcado un antes y un después en las comunicaciones deportivas, ha sido la coronación de los streamers sobre el periodismo deportivo tradicional.

Este hecho tiene un nombre y apeliido: Ibai Llanos, el creador audiovisual español, que en pocos años pasó de ser un relator de trasmisiones de video juegos para ser hoy uno de los pocos privilegiados en asistir a la exclusiva cena donde Messi despidió a sus amigos y colegas del Barcelona, y para colmo de remate, Ibai fue uno de los pocos en entrevistar a la flamante incorporación del delantero argentino al club parisiense en una inedita transmisión por Twich, vista en vivo por cientos de miles de espectadores.

La semana de coronación de Ibai es la guinda de la torta elaborada en un año y medio que corresponde al acercamiento de importantes futbolistas al mundo del streaming, liderados por Sergio Aguero, pero secundado por varios rostros rutilantes del balompie internacional, que incluye a nuestro Gary Medel. Esta estrategia, surgida por la emergencia de la pandemia, ha acercado de una manera inusitada a los deportistas con sus fanáticos, ha demostrado que los grandes del balón gozan tanto de los video juegos como sus millones de admiradores repartidos por el mundo entero. Y claramente esto les acercó a los principales cultores del streaming, con el cual han compartido transmisiones en conjunto.

La “hazaña” de Llanos no es compartida con la misma dicha por parte del periodismo deportivo tradicional. Muchos han levantado su voz aludiendo que Ibai no es un comunicador completo para llegar a ser entrevistador de las grandes estrellas del deporte, pero son aquellas entrevistas las que terminan siendo reproducidas por varias millones de veces, y eso claramente termina respaldado por importantes sumas de dinero que llegan a las arcas de los creadores audiovisuales. Las críticas esgrimidas por los periodistas deportivos tienen caída, e incluso llegan a tener razón, pero, ¿el mensaje del periodismo deportivo clásico está llegando a las nuevas generaciones? He ahí la pregunta.

Es difícil preguntar en el día de hoy a un milennial o un centennial sobre su relator o periodista deportivo preferido, incluso preguntar sobre su programa deportivo que siguen, estos espacios han quedado en el olvido gracias a la comunicación directa que los propios astros han realzado a través de las redes sociales. Sin dudas que aquello aleja a un periodismo más incisivo e incómodo dentro de la esfera de los deportistas, pero también refleja una incomodidad del periodismo tradicional de incorporarse a los códigos de la modernidad y apelar a los públicos más alejados de los medios tradicionales.

Sobre lo último, excepciones las hay, y las tenemos en nuestro entorno, el canal de Manuel de Tezanos ha gozado de una alta popularidad en redes sociales y ha acercado a un público juvenil, con códigos de las generaciones más jóvenes, a un periodismo más clásico, la fama de Tezanos ha podido traducirse en la popularidad que hoy ostenta el programa de TNT Sports Todos somos técnicos (espacio que Manooel conduce) el cual tiene alto seguimiento en las plataformas digitales.

Sin dudas que el camino es arduo y difícil, es complicado asumir para rostros que estuvieron por décadas en la primera plana del periodismo deportivo tener que compartir el espacio con personajes que aparecen sin la experiencia que detienen, pero es tiempo de entender las nuevas generaciones y sobre todo sus dinámicas. Más que quedarse mordiendo la rabia y quedar como malos perdedores, sería necesario que el periodismo clásico oriente una imagen más renovada de su rubro, los ejemplos detallados anteriormente indican que aquello puede ser posible.

Hugo Cares

La televisión me gusta por rebote, me interesa conectar la importancia de la televisión como un medio masivo y sus nexos al poder.