Archivo

La larga edad de oro de la televisión en Chile

En esta columna, que fácilmente puede convertirse en un extenso ensayo sobre este período, solo quiere adentrarse en algunos hechos que pueden marcar las fechas que abren y cierran tal periodo.

Cuando la tele crea a un monstruo

Esta historia necesaria de contar, la cuento aquí porque habla de como la televisión puede ser útil para propagar discursos de odio e intolerancia hacia la población, transformándola en mensajes cotidianos y otorgándole autoridad a sus emisores.

El riesgo de la farandulización de la política

Esta noticia a prima facie debería alegrarnos porque al fin la televisión ha entendido el papel de la política en la vida ciudadana, pero pronto esa ilusión se diluye por un temor más grande: que la discusión política se rige bajo los cánones de los aun no olvidados espacios faranduleros.

2020 en positivo

Pero hoy hablaremos de esas pequeñas luces de esperanza que hicieron de que este año no todo sea tan negativo.

Talento chileno

Artistas nominadas a premios internacionales, películas que constantemente participan en los grandes festivales internacionales, cantantes, actores y directores de cine con proyección internacional. Desde hace décadas que Chile no sonaba tan fuerte en el mundo artístico, pero esto la televisión no lo refleja, no lo grafica como debe serlo. Y ahí está el problema.

La televisión y las élites (segunda parte)

Ya existen críticas de algunos sectores que califican a estos espacios como tendenciosos hacia sectores progresistas, tal como lo han demostrado los proyectos de la USACH o la revista Palabra Pública de la casa de Bello, pero seamos francos, estos medios realizan un aporte enorme para que los sectores que buscan influencia tengan un espacio mínimo en las esferas públicas y así generen masa crítica, por lo que el mote de “izquierdistas” es más por defecto que por una motivación de las casas universitarias de presentan una agenda progresista en la realidad nacional.

La televisión y las élites (primera parte)

Hoy queremos adentrarnos a como las élites se han conformado en la televisión y como hemos llegado a esta situación, lo que provoca otros efectos colaterales que tambien analizaremos aquí.

La delgada linea roja

Si hay algo que es cierto, es que uno de las grandes consignas del Estallido Social es la renuncia de Piñera, y esto ya no está en la cabeza de termocéfalos ni anarquistas, es una opción que ya es está barajando en diversos grupos políticos y es un tema ciudadano bastante candente, la gente habla de esta hipótesis. Otra cosa es que los medios masivos no hayan hablado del tema durante este año, y claro que el público, con una actitud fiscalizadora muy fuerte en estos últimos años, ha presentado reparos a que los grandes medios no toquen este tema

Telerrealidad

Si esto hubiese sucedido hace treinta años, tal vez la reacción popular habría sido diferente, y es que hace tres décadas la gente creia a pie juntillas el mensaje entregado por los comunicadores del ambiente televisivo, no existían “tongos” comunicacionales (o eso era lo que la televisión nos quería decir), en fin, existía un pacto tacito entre el emisor y el receptor en donde el mensaje televisivo era creible.

Televisión y el “momento populista”

¿A que viene esta diagnóstico con lo que sucede con la pantalla chica? Bastante, porque lo que sucede en las calles tambien se está reflejando en la televisión, especialmente en ciertos contenidos que han tenido sus momentos de brillo con esta crisis, como el caso contrario de una caída de respaldo en otros programas.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com