Opinión

La televisión ha muerto, ¡viva la televisión!

La Teletón de este año demostró un cambio gigante de lo que va a ser la televisión (y las comunicaciones en general) en el periodo que viene.

La Teletón y sus tres dimensiones

A medida de que inevitablemente corren los días para que inicie una nueva Teletón, es importante señalar en esta columna tres dimensiones para entender a esta fundación y su respectivo programa de televisión para la recolección de sus fondos, tal vez estas perspectivas puedan contribuír a un debate siempre interesante como es la finalidad de esta institución, más aun con una severa crisis de algunos de sus soportes elementales: la televisión y la empresa privada.

“Malditos hu30n3s”

Pensemos antes de actuar. No hagamos ni digamos cosas de las cuales después nos vamos a tener que arrepentir. Ninguno de nosotros lo merece, por mucho que para los regalones de la tele seamos “malditos hu30n3s”, nadie merece ser pisoteado ni mirado en menos por los medios ni por un género televisivo ya fenecido.

Por solidaridad, suspendan la Teletón

Los riesgos son enormes, la ciudadanía no estará privilegiando participar en esta obra debido a la preocupación del Covid-19, pero tambien la insistencia de mantener la campaña podría generar grandes anticuerpos para la institución, si se realiza la campaña no solo estan arriesgando un fracaso monetario, sino que recordaremos la desidia de mantener un evento que arriesga que priorizemos algo que no es urgente y que si puede encontrar solución por lo menos hasta fin de año.

Editorial: ¿Por qué ningún programa del prime supera los 20 puntos?

¿Qué pasa? ¿Acaso la sobrepoblación de producciones de mala calidad en la década pasada hizo que en el inicio de esta derechamente nos olvidaramos de que la televisión chilena existe?

La televisión en dictadura y el revisionismo histórico

En una columna pasada describía la relación social que hubo entre la televisión y los espectadores durante la Dictadura Civico-Militar, es tiempo de analizar ahora si realmente es necesario abordar una tesis tan tajante como es el que la televisión fue un instrumento de la dictadura para mantener a la ciudadanía a raya de los eventos que sucedían en el país, hablamos de los programas de entretenimiento, deportivos y de las áreas dramáticas, porque es evidente la intervención de los organismos estatales en las areas de prensa.

Festival de Viña: Consideraciones para el futuro

Se acabó Viña 2020, uno de los certámenes más complejos de la historia por factores conocidos por todos, pero que se realizó con creces a pesar de la suspensión de eventos satelites al Festival, como de situaciones de violencia en la ciudad de Viña.

Esto era lo que tanto pedíamos (y lo que la TV chilena justamente necesitaba)

Por todo lo que ha pasado, y por lo que le pasó con las presiones de Carabineros y Fiscalía, este show iba a ser especial y sobre todo, tremendo. Y asi fue. No solo con su apasionado discurso donde recibió el respaldo del Monstruo, que durante anoche tuvo cara y actitud femenina, sino que además se llenó de puntos altos que hicieron que llegara a un peak de 51 puntos de rating.

El viejo gruñón ataca: Festival de Viña

Bueno el tema es que tengo muchos reparos al Festival de Viña y que se acrecentan con el pasar del tiempo, estos no tienen que ver tanto con el evento en si sino que en algunos elementos que cada vez se hacen más evidentes y es necesario rectificarlos.

La televisión en dictadura, una paradoja

Tal vez este pacto, esta paradoja solo se entiende en sociedades tan carentes de estímulos tanto emocionales como de recursos económicos. La televisión terminó siendo la hipotesis de lo que realmente querías ver, de lo que deseabas hacer y no buscar un medio que solo recrudecía la realidad en que vivimos, como decía otra canción de aquellos tiempos “el sol siempre brilla por la tele”, y eso tal vez buscabamos, algo luminoso que entregue calor y vitalidad, algo que pudiese estar presente en lo mas intimo y a cada momento